Ayer tuve un intercambio de ideas en mis redes sociales, ¿Cómo debe representarse una mujer ante los demás en el ámbito laboral o de la vida? Y qué acciones debemos tomar para conseguir nuestros objetivos, sin sentirnos estereotipadas.

Primero quiero decirles que yo creo en la igualdad de oportunidades, pero tenemos que partir de un punto, los hombres y las mujeres a pesar de ser humanos, somos muy diferentes y pensamos diferente la mayoría del tiempo. Si se quiere ver cómo algo malo depende de cada uno, ya que las diferencias son interesantes y divertidas.

Lo primero que tenemos que aprovechar como mujeres son las oportunidades que se nos dan en cualquier ámbito, sobre todo cuando son cargos de decisión, lo comentaba ayer mi amiga Nicolle Ferguson, si yo me equivoco en algo lo van a notar y criticar más, que si mis compañeros lo hacen, porque participó en un trabajo que está dominado por hombres, es la realidad.

Eso no quiere decir que Nicolle o cualquiera mujer va a salir a la calle a decir que todos los hombres son malos y que ella es una víctima. Al contrario ella tiene una responsabilidad grande para ella o cualquier mujer. Nosotras hemos tenido que luchar a lo largo de la historia por nuestros derechos.

Esto conlleva una gran responsabilidad sin dejar de tener ese lado femenino, somos mujeres y nos gusta vernos y sentirnos bien. Pero si realmente queremos conseguir el respeto de otras mujeres y hombres, tenemos que hacer las cosas bien y no victimizarnos o sacar ventajas de ser mujer para que nos traten suave.

Ninguna tiene que ser “macho”, pero si tenemos el compromiso de demostrar lo capaces que somos en cualquier cosa. Somos valientes, luchadoras, madres, profesionales, amigas, amas de casa, jefas, honestamente. ¿Qué no podemos ser?

Pero en ese camino, habrán obstáculos y determinaciones. Nosotras decidimos si ser víctimas o darnos a respetar. No tenemos que dejar de ser mujeres lindas y sensuales para parecer brutas que no tienen cerebro. Enseñemos que podemos ser sensuales y brillantes. La única forma de conseguirlo y callar bocas, es con resultados. Todo tiene su momento y su lugar, si vas a lanzarte a ser militar o política, sabrás que esos trabajos conllevan compromiso y altura, y no pretendas que te traten más suave por ser mujer. Porque aunque las mujeres tenemos desventajas para muchas cosas, los hombres las poseen también. ¿Quién crees que queda mal? Si un hombre le grita a una mujer, aunque está sea loca, problemática u ofensiva ¡No busquemos excusas! Si podemos.

Recuerda seguirme en Twitter e Instagram como: @Mariguizado