A veces me pregunto porque se debe ir siempre a los extremos: todos ven las cosas como negro o blanco en la mayoría de los casos, cuando en realidad existen muchas tonalidades grises. Cuando uno mira la vida sin fanatismo y respeta las diferentes posturas, denota una madurez y crecimiento. Las personas que llegan a completar grandes cambios son las que tienen una mente abierta y respetan las diferencias.

Las cosas no son absolutas, sino relativas. Vamos con un ejemplo muy debatido en nuestra sociedad: El aborto. Para mi, un niño no tiene la culpa de la decisión de los adultos y me gustaría que todos nacieran. Sino desean a ese bebé los pueden poner en adopción, porque hay personas que no han podido tener hijos y están dispuestas a cuidarlos como suyos. (Papá o Mamá son los que crían)

Sin embargo pongámonos en la piel de una mujer abusada y violada. Puede quedar con secuelas y no desea dar a luz al bebé de su violador. Esto es algo que traje a propósito porque pueden ver que los dos extremos tienen posturas muy fuertes. Pero nadie sabe lo que realmente se siente si nunca haz estado en los zapatos de otro.

Piensen en analizarlo con equilibro sin que la parte sea juzgada. Un típico ejemplo de que los tonos grises son posibles. La vida nos da una gama de tonalidades, formada por cosas positivas, correctas y productivas para pensar que hacer, que decir o que hacer. Ya lo dije anteriormente las personas es imposible que estén siempre en tu misma sintonía.

El equilibrio es necesario para tener una vida llevadera en nuestro entorno. De otra forma siempre serás una persona infeliz. Falta un solo segundo para que nuestras decisiones afecten la vida de otros. Te invito a que analices tu vida y tu entono, nunca es tarde para que empecemos a cambiar de actitudes en nuestra vida.

Considera que nunca debes estar en un extremo. Eso se llama ser flexible. Siempre hay diferente formas de ver la vida. Es probable que por esa mentalidad dejes escapar muchas oportunidades, vamos a mezclar esa paleta de colores y deja ese negro y blanco. Empieza por el gris.