Creer en tus propias capacidades

Muchos años de mi vida cometí el error de no creer en mi misma, todavía estoy trabajando en esa parte de mi vida, que me recuerda, inseguridades que puedo sentir. Los seres humanos nunca dejamos de trabajar o prepararnos para lo que queremos en la vida, aunque obtengamos esa meta, viene la siguiente. Nunca debemos dar por sentado que  algo nos pertenece, porque la vida te demostrará que no es así.

Escucho personas que me dicen que mi vida era muy desordenada, cosa que era cierta. ¿Qué como hice para poder desarrollar Panamá en Positivo? de hecho estoy segura que no todos me creen buena en algo, muchos hablan a tu espaldas sin saber por lo que has tenido que pasar para conseguir una meta (así es, nos pasa a todos). Cada uno de nosotros posee diferentes talentos, algunos demoramos más en encontrarlos. Pero cuando ya los encuentras, nadie te puede parar, sólo tu mismo (conste que ningún camino es color de rosa, ni para las positivas 🤣🤣🤣) es algo que conlleva muchas altas y bajas.

Luego que arrancas tu proyecto y estás encaminado, empiezan los comentarios constructivos y destructivos. Aparecen todas las personas a decirte como debes vivir tu propia vida para que sea un éxito seguro. Otros, a pesar de que saben que despegaste, auguran que tu éxito es algo momentáneo. También aparecen ángeles en tu camino para ayudarte a sobrepasar las cargas y situaciones dolorosas.

Pero en fin, quiero enfocarme en decirles que todavía me culpo por errores de mi pasado y que estoy trabajando para poder perdonarme a mi misma. Las personas más críticas de uno, son uno mismo. Cuando escuchamos críticas y nos sentimos bajoneados, las que son negativas también te pueden repercutir. Todos estamos expuestos a sentir esas crisis existenciales.

Les puedo decir, que en esos momentos de crisis lo que mejor me funciona: es alejarme y calmarme. Analizar quien soy, hacia donde voy. Alejar personas tóxicas de mi camino que me hacen entristecer. Uno de los pesos más grandes de tener una imagen positiva, es que la gente te ve como alguien que no debe cometer errores, que equivocados estamos, todos los cometemos, nadie se salva de eso.

Pero en mis peores momentos de soledad o ansiedad, en que sentía que no iba a ningún lado, una persona estuvo ahí, gracias a ella estoy de pie en las buenas y malas. Esa persona se llama Marisol Guizado, la veo todos los días frente al espejo y a veces soy muy dura y exigente con ella. Pero siempre me recuerda que cuando no crea en ella, todo lo que está en mi vida y por lo que lucho no valdra la pena.

Me debo a mi misma, siempre me decían que uno no puede amar a nadie sino se ama a uno primero. Esa frase me cuesta mucho entenderla, pero es muy cierta. A veces necesitamos ser egoístas y pensar en nosotros mismos, no de mala manera, sino protegiendonos y sabiendo que es lo que mejor nos conviene a nuestra vida. Hagan lo que tengan que hacer, pero crean en ustedes mismos. No escuchen a la gente que solo quiere lastimar. Mañana verán la vida desde otra perspectiva.

Feliz martes
Marisol Guizado