Desde que recuerdo es un tema que siempre me ha interesado y lo he ido desarrollando con diferentes grupos. En este preciso momento me encuentro leyendo el libro titulado Homo Sapiens, escrito por Yuval Noah Harari. Una de las cosas que me han impresionado es ver como todo en un inicio era tan simple antes de que se creará las tribus y sociedades.

Siento que muchas personas se llenan la boca hablando de igualdad y tolerancia. Sin embargo, cuando te sientas hablar con ellos su igualdad y tolerancia llega hasta donde sus creencias se lo permiten. Pero tengo que ser consecuente y aceptar que desde hace décadas la sociedad ha sido consciente de este tema y se ha ido avanzando en los últimos años en la búsqueda de tolerancia y empatia.

Me remito a mi país Panamá, hemos visto poco a poco como se ha ido consiguiendo la integración e igualdad de los derechos de diferentes colectivos (mujeres, LGTB, diferencias de etnias o razas). Lo cierto es que todavía falta mucho por recorrer, realmente los panameños podemos decir que ¿hemos llegado a un punto de una verdadera igualdad, o todavía falta mucho por recorrer? ¿Qué opinan?

Se desarolla todo esto en el mundo ¿Cómo debe ser? Lo cierto es que países como Canadá, países Bajos, etc. Nos llevan catedras en estos temas. Los países donde mejor se puede vivir es los que respetan las diferencias. Quiero vivir en un país donde mi hija pueda seguir rodeandose en un restaurante con judíos, católicos, musulmanes y no tenga miedo de salir lastimada. Que sus amistades puedan ser de diferentes «tonalidades» amandose y siendo felices.

Aceptemos que nadie de nosotros es igual. Enseñemos a las nuevas generaciones el valor de ello y la convivencia pacifica. Esto tan simple es necesario para que la democracia sea concebida. Tenemos la JMJ en puerta, enseñemos la mejor cara de Panamá a todos estos jóvenes, yo sigo creyendo que como país tenemos problemas, pero es más lo que nos une que los que no separa. Busquemos eso que nos mueve y nos hace vibrar. Seamos todos un #PanamáEnPositivo