Seguro les pasa cómo a mi cuando sienten una preocupación. Su mente empieza a pensar una y otra vez ¿Cómo vas hacer para solucionar un problema de cualquier índole? o cómo evitar sentirte lastimado por algo que realmente no tiene solución inmediata.

Lo qué podemos hacer es analizar la situación por la cual estamos atravesando y que consecuencias puede traer. Luego de que nos imaginemos lo peor que nos puede suceder por esa preocupación sencillamente hay que aceptarla y lidiar con ella y nuestro fracaso de ese momento.

La vida me enseña que apenas aceptas cualquier tipo de preocupación, errores y fracasos automáticamente te sientes en paz contigo mismo. Luego de este proceso de aceptación, entiendes inmediatamente que tienes que utilizar tu energía para resolver la situación. Aceptando nuestros fracasos encontramos nuestros mejores logros.

La depresión es un tema muy común en nuestros tiempos. Y he aprendido que no somos islas para tratar de resolver todo una y otra vez, tenemos que ser adultos y responsables para aceptar nuestros errores, pero nadie es lo suficientemente fuerte como para no agachar la cabeza y decir: necesito ayuda.

Eso no te hace mejor ni peor persona; te hace un ser humano. No se cuantas veces me tendré que caer y equivocar en mi vida. Cuando cometes errores las personas pueden ser muy crueles, pero no se te olvide que ellos también lo hacen. Analiza tu vida y déjate de lamentar, propongámonos siempre encontrar la solución y ver que se puede hacer. Es la única forma de encontrar los triunfos que quieres, si te sientes agotado toma aire, respira profundo y volvamos a empezar!

Feliz martes!
Marisol Guizado